Nuevo test a domicilio

El Basquet Coruña necesita que Gary McGhee, que lleva tres partidos por debajo de su nivel habitual, aumente sus prestaciones esta tarde ante un rival de gran potencial ofensivo | Patricia G. Fraga
|

El Basquet Coruña examinará esta tarde en el Ciutat de Castelló la fiabilidad perdida a domicilio, ante un equipo de gran potencial, primer clasificado del Grupo B de la primera fase, pero que parece haber perdido algo de fuelle.


En el bajón del Amics Castelló ha influido la ausencia, por lesión, de Matt Stainbrook, uno de los pívots más determinantes de la categoría, quien... podría volver hoy.


No lo hará, obviamente, el lesionado naranja, Augustas Peciukevicius, para quien el club todavía no ha fichado un sustituto. Un hándicap, la ausencia definitiva del lituano, al que se ha sumado en las últimas semanas los problemas físicos de Zach Monaghan, baja en Alicante y que la pasada semana, en Riazor contra el Almansa, solamente pudo jugar ocho minutos.


Prueba no superada

Toni Ten probó a Stainbrook (10.9 puntos y 3.7 rebotes) en el partido contra el Breogán, que el equipo vinculado al Villarreal CF se llevó con autoridad (86-70), pero el ex del equipo lucense solo estuvo en cancha 63 segundos. La semana pasada ni siquiera la pisó.


No obstante, el Castelló es mucho más que el ‘center’ de Ohio. El escolta Edu Durán ha explotado esta temporada: 14.4 tantos (50.6% en triples), y con el alero Arnaud Adala Moto (12.2 y 5.8 rebotes), el ala-pívot JJ García (12.1 y 7.2) y el pívot Kai Edwards (7.3 y 5.0) forma un cuarteto de muchos quilates, dirigido por uno de los mejores bases de Oro, Óscar Alvarado (6.7, 3.0 y 5.3 asistencias).


Sin embargo, las prestaciones del banquillo no son tan sólidas como las de los habituales reservas del Coruña.


Es el Castelló un equipo eminentemente ofensivo, especialmente en su pista, donde ha conseguido las dos victorias que acumula en esta fase, donde también ha sufrido una derrota lógica, la pasada jornada ante un Oviedo que está muy fuerte (91-77), y otra sorprendente, por la mínima (76-75) en Palencia, el único triunfo que ha logrado el cuadro castellano en las cuatro jornadas de Oro-Clasificación.


Otro de los puntos fuertes del bloque que dirige Toni Ten está en el exterior: 38.7% de acierto desde el arco, el segundo mejor porcentaje entre los diez conjuntos que están luchando por siete billetes para los playoffs. También destacada en el cuidado del balón, ya que los 7.8 que pierde por encuentro es, de muy largo, la mejor cifra del grupo.


Rebote vital

Por el contrario, solo recupera 4.8 y no está siendo demasiado fiable en el rebote ofensivo, uno de los aspectos fuertes de un Basquet Coruña que también deberá cerrra los rechaces en su propio aro para poder intentar salir al contraataque, ya que sigue teniendo algunos problemas para atacar en estático cuando no le entran los lanzamientos de larga distancia.


Un compromiso importante para los de Sergio García, que cerraron la primera fase con una marca de 7-2 a domicilio (ganó sus seis primeros compromisos lejos de Riazor), pero que tras la segunda derrota, en Oviedo, en la última jornada, ha encadenado dos más. Por tanto, reválida de una asignatura de las duras y con un profesor de los que no regalan nada.

Nuevo test a domicilio