La finca de los Mariño acogerá unas escuelas municipales de surf

La finca de los Mariño o mirador de Berbiriana se halla muy cerca de la playa de Matadero | javier alborés
|

El mirador de Berbiriana, o, como es más conocido, la finca de los Mariño, pasará a ser la sede de las escuelas municipales de surf. Así lo anunció la alcaldesa, Inés Rey, durante una comparecencia publica tras la celebración de la Junta de Gobierno local, en la que la Concejalía de Deportes solicitó a Demarcación de Costas la ocupación temporal de la estructura.


No solo se trata de las escuelas de sur, sino de otros deportes relacionados con el mar, que la Concejalía de Deportes quiere potenciar. La iniciativa consiste en reformar los locales ya existentes e instalar a mayores baños, duchas, vestuarios y almacenes de cara a destinarlos a promocionar estos deportes marítimos. Rey comentó que el Gobierno pretende fomentar su práctica a través de campus, cursos e actividades relacionadas con el mar.


No hay que olvidar que se trata de un lugar emblemático para el suf en A Coruña, puesto que se encuentra al lado de la playa de Matadero, sobre la que se encuentra el monumento de Los Surfistas, y que muchos coruñeses comenzaron a practica en la tabla en las peligrosas aguas del Orzán.


Desde Lobos de Mar Club Surf recuerdan que llevan solicitando que se lleve a cabo esta iniciativa desde hace cinco años. El club, que se formó en 2015 con antiguos miembros de otras asociaciones tiene como objetivo la promoción de este deporte desde un vertiente social, no como un negocio, sino una forma de vida saludable que permite el contacto con la naturaleza. “Tratamos de promover los derechos de los surfistas”, explicó su secretario, Hugo Chas.


Años de abandono

Los locales que el Ayuntamiento se dispone a reformar llevan años en estado de abandono: En su momento, fueron usados como vestuarios por Cruz Roja y por el servicio de limpieza municipal, pero desde hace tiempo eran un lugar de reunión de toxicómanos y de celebración del botellón, con cristales rotos y otros daños, que la asociación de surfistas había denunciado anteriormente.


“El Ayuntamiento lleva tiempo tratando de montar una escuela de surf”, reconoce Chas. De esta manera, podría iniciar a los jóvenes en este deporte acuático, igual que actualmente se hace con la vela, pero el surf es un deporte complicado, y el neófito necesita alguien, normalmente un familiar o un amigo, que le introduzca en él, que le explique las normas de conducta y los peligros asociados al mar. “Eso es lo que queremos hacer nosotros”, añade.


La pandemia ha vuelto muy popular el surf, igual que el ciclismo o las caminatas de montaña. Por eso, ahora es un buen momento para promocionarlo.

La finca de los Mariño acogerá unas escuelas municipales de surf