La fusión de Fenosa y la desaparición de su sede social en A Coruña

Edificio Conde de Fenosa levantado por Fadesa en el solar de la sede social
|

Este reportaje continúa con el estudio de esta importante industria hidroeléctrica gallega a partir de la década de los 60, en concreto del año 67.


Ese año entra en funcionamiento el Salto de Velle, importante central próxima a la ciudad de Ourense, dando inicio a las obras de explanación donde se ubicaría la central térmica de A Coruña. En 1968 comienzan las obras de construcción de los Saltos de Salas, ampliación de las Conchas, también en Ourense, así como el Salto de Albarellos, sobre el Avia. Entrando en servicio en 1969 el Salto de Castrelo do Miño, mientras, prosiguen las obras de la Central Térmica de Sabón-Arteixo. Traspasándose a Fenosa el patrimonio de la absorbida Compañía Hidroeléctrica de Arenteiro.


En 1970, se formaliza con la Unión Eléctrica Madrileña la operación de adquisición del Salto de Portodemouros, sobre el río Ulla, de 76.000 kilovatios. En la operación se transfieren a favor de Fenosa siete concesiones sobre este mismo río, adquiriéndose otras varias sobre el Arnoia.


Deceso de Barrié de la Maza

En 1971, Galicia queda aturdida al fallecer Pedro Barrié de la Maza, Conde de Fenosa, fundador de dicha sociedad y también su presidente, quien había impulsado la evolución de aquella compañía, hasta llevarla a uno de los puestos más importantes del concierto eléctrico español.


En su lugar, se nombró para desempeñar la presidencia a Fernando Salorio Suárez, quien ostentaba el cargo de vicepresidente y, de este modo, accede como consejera de la sociedad Carmen Arias Díaz de Rábago, Condesa de Fenosa y viuda de Barrié.


Ese año entra en servicio la Central Térmica de Sabón-Arteixo, por medio de un oleoducto que bombearía 9.000 toneladas de fuel-oil desde la factoría de Petroliber hasta los tanques centrales, generando en 1972, por vez primera en la historia de Fenosa, la energía térmica, al ponerse en servicio el primer grupo de la Central de Sabón.


En 1973, se pone en funcionamiento la subestación de San Marcos en Oleiros-Coruña. Un año después finalizan los trabajos de la instalación del segundo grupo de 350 megavatios de la Central de Sabón. 

Decidiéndose que para aprovechar los recursos de lignito de Meirama se construya allí un grupo de 500 megavatios. Las reservas del yacimiento alcanzaban los 115 millones de toneladas, de los cuales eran aprovechables unos 80.


Para la construcción y explotación de la Central de Regodela, se constituye la Asociación Central Nuclear de Regodela, en la que participa Fenosa, con el 60%.


Entrando en servicio en 1976 la Presa de Edrada, sobre el Río del mismo nombre, en mayo se inician las obras de construcción de la Central Térmica de Meirama. Adquiriendo en 1980 la totalidad de los terrenos que habrán de ser ocupados por la presa, central y demás instalaciones. Con la puesta en marcha de Meirama, la potencia total de Fenosa, pasa a ser de 2.109.860 kilovatios.


Fusión y traslado

En 1982 se produce otro de los acontecimientos importantes e inesperados de la sociedad, al llevarse a cabo la operación de fusión de Unión Eléctrica Madrileña-Fenosa, la cual había sido aprobada el 2 de mayo, firmando la escritura de fusión el 23 de noviembre. El resultado pasa a denominarse Unión Eléctrica-Fenosa, siendo nombrada presidenta honoraria Carmela Arias y Díaz de Rábago, Condesa de Fenosa y su presidente efectivo Julio Hernández Rubio y el consejero delegado Julián Trincado Settier.


Tras esta fusión, la central ejecutiva y decisoria quedaría ubicada en Madrid, lo que de facto suponía la desaparición de la sede social de A Coruña, la cual acaba siendo adquirida por Fadesa para convertirla en un complejo residencial de lujo, no exento de una serie de problemas, con un litigio judicial por medio y un fallo en contra de sus propietarios que declara ilegal la construcción.


Para finalizar este estudio hay que señalar que Fenosa contaba en 1977 con 3.435 empleados, en 1978 eran 3.429 y en 1979 sumaba 3.419. Ya en 1980 subió a 3.606 y en 1981, uno antes de la fusión, tenía en nómina a 3.584 trabajadores. La pérdida de esta empresa para A Coruña, en donde estaba ubicada su sede central fue de entre los 1.100 y 1.300 empleados.

La fusión de Fenosa y la desaparición de su sede social en A Coruña