La FUCC asegura que desde enero los cierres en comercio y hostelería son “más notorios”

Un local vació tras su cierre en la calle de la Franja | pedro puig
|

El pasado año comenzó una pesadilla para los comercios locales y los establecimientos de hostelería de la ciudad. Las restricciones de aforo y los cierres en el sector hostelero para frenar la expansión de la pandemia supusieron un reto que muchos propietarios no han podido superar.


Así, los locales vacíos que hace meses eran escenario de comercios, bares y restaurantes, son cada vez más apreciables en las calles de A Coruña, y es que, tal y como asegura el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), José Luis Boado, “desde que comenzó el 2021, el cierre de negocios es cada vez más notorio”.


El fin de los ERTE, la devolución de los créditos ICO y el fin de los ahorros logrados antes de la pandemia, sumado a la falta de relevo generacional, “ha supuesto el final de muchos negocios, que han aguantado a duras penas lo que han podido”, añade Boado, quien recalca que estas decisiones se toman, en la mayor parte de los casos, por la “falta de visión de recuperación económica”.


Este desánimo está más latente incluso en la hostelería, la más afectada por la liquidación de negocios. “Los bares, cafeterías y restaurantes son capaces de sobrevivir a día de hoy si tienen terraza, para el resto es imposible, porque es incluso más barato en muchas ocasiones pagar gastos y mantener el local cerrado que abrir y no poder dar cenas u ocupar todas las mesas”, relata el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa.


Para tratar de paliar todas estas pérdidas y evitar que los cierres se multipliquen en los próximos meses, José Luis Boado insta al Ayuntamiento a aprobar el nuevo Presco “con urgencia” para reactivar la economía. “Si no se vende lo que se tiene, no se puede adquirir producto nuevo. Por ejemplo, si yo no he vendido unos zapatos de invierno, que me darían dinero para traer nueva mercancía, genero pérdidas”, detalla.


Los bonos de consumo del Presco, en este sentido, suponían una gran ayuda para comerciantes y hosteleros, ya que “movían producto y generaban riqueza, que al final es lo que tenemos que intentar conseguir”; dice.


La Semana Santa

Las ventas en Semana Santa, una época del año en la que el consumo suele crecer, no están siendo lo suficientemente altas como para llegar a un buen nivel. De esta forma, el presidente de la FUCC afirma que, pese a las vacaciones y el tiempo “más o menos bueno”, no hay tanto consumo como se esperaba.

“Las vacaciones y el buen tiempo siempre animan a la gente, pero no estamos llegando a niveles que teníamos antes de la pandemia ni de broma”, concluye José Luis Boado.

La FUCC asegura que desde enero los cierres en comercio y hostelería son “más notorios”