Conservadores y Verdes, en busca de la candidatura que seduzca a los alemanes

El líder de la CDU alemana, Armin Laschet, comparece en rueda de prensa. | CLEMENS BILAN (EFE)
|

Los conservadores de la canciller Angela Merkel, y sus perseguidores en los sondeos, los Verdes, comparten el dilema de no haber decidido aún quien será su candidato a las elecciones generales, algo que puede decantar la correlación o intención de voto en los sondeos.


Cinco puntos separan al bloque conservador -formado por la Unión Cristianodemócrata y la Unión Socialcristiana de Baviera (CDU/CSU)- de Los Verdes: un 27 % de los votos pronostica para el grupo de la canciller el último sondeo de la televisión pública ARD, frente al 22 % estimados para los ecologistas.


Faltan menos de seis meses para las generales tras las que Merkel se despedirá del poder. El bloque conservador ha perdido en un mes cuatro puntos, los mismos que han ganado los ecologistas. Los socialdemócratas, los únicos entre los grandes partidos que sí definieron a su candidato -el vicecanciller y ministro de Finanzas, Olaf Scholz- no despegan de la tercera posición, con un 17 %.


Cinco meses largos de cierre de la vida pública no ha logrado contener la pandemia -la incidencia semanal se situó este sábado en 131 casos por 100.000 habitantes, frente a 60 del pasado febrero-. La vacunación avanza, pero muy lentamente, y crece la impaciencia.


Ese es, sin duda, un factor de peso sobre el elector. Pero no el único, advierte a Efe el politólogo de la Universidad Libre de Berlín, Thorsten Faas: "El votante conservador reclama un liderazgo claro", sostiene. "Hasta que no sepamos quién es su candidato no habrá pronósticos fiables", apunta su colega Hajo Funke.


Cualquiera menos Laschet

El centrista Armin Laschet, al frente de la CDU desde el pasado enero, estaría llamado luchar por retener el poder. Representa la línea de la canciller y ha dejado claro que aspira a su designación.


"Hay pánico en la CDU/CSU. No tanto a perder el poder, lo que sería asumible tras 16 años de Merkel, sino a un descalabro", afirma Funke. Laschet tuvo que encajar ya su primer hundimiento, en marzo, cuando en dos comicios regionales la CDU cayó a mínimos históricos.


Hasta ahora se contemplaba la alternativa del líder de la CSU, el derechista Markus Söder, quien casi a diario critica en público a Laschet. Sería el tercer líder bávaro que lucha por la cancillería -tras Franz Josef Strauss, en 1980, y Edmund Stoiber, en 2002.


Ambos cayeron ante un canciller socialdemócrata -Helmut Schmidt y Gerhard Schröder, respectivamente-. Pero quedando como primera fuerza, el primero, o en empate técnico, el segundo.


La valoración ciudadana respalda a Söder -un 54 % de los electores le prefieren a él como canciller frente a Laschet, según la ARD-. De pronto, desde la propia CDU se maneja la opción de Ralph Brinkhaus, jefe del grupo parlamentario en el Bundestag (cámara baja). Según "Der Spiegel", varios diputados le impulsan, temerosos de que con Laschet perderán, además del poder, el escaño.


La inexperiencia verde

Los ecologistas también deben definir su candidatura en las próximas semanas. El pulso, sin embargo, es más armonioso y está entre sus dos co-presidentes: el carismático Robert Habeck y la combativa Annalena Baerbock.


Ambos representan al ala moderada, ambos quieren colocar la bandera verde en la primera potencia europea y ambos están entre los políticos mejor valorados del país -con ligera ventaja para Habeck. Pero ninguno tiene experiencia en un gobierno federal, algo esencial para que el elector les "vea" en Cancillería.


Los Verdes solo han sido socios minoritarios a escala federal bajo el socialdemócrata Schröder. Pasar a serlo de los conservadores podría ser su siguiente salto al poder, aunque matemáticamente es factible también que alcancen a liderar un tripartito.

Conservadores y Verdes, en busca de la candidatura que seduzca a los alemanes