El Ayuntamiento reformará la red de recarga de vehículos eléctricos

Imagen de archivo de los antiguos postes de recarga de San Roque, ahora retirados | quintana
|

En la lucha contra el cambio climático, los vehículos de combustión interna se han convertido en el enemigo a batir. El objetivo es que el viajero opte por el transporte público o por otros sistemas no contaminantes como la bicicleta o el vehículo eléctrico. Sin embargo, este último ha sido muy difícil de introducir. En parte, por su alto coste y en parte, por la falta de puntos de recarga. El Gobierno local pretende ahora reestructurar los que existen en la ciudad para darles un nuevo impulso, desplazándolos a zonas más periféricas.


Hay que recordar que los puntos existentes (once) en toda la ciudad) se instalaron de forma casi pionera durante el Gobierno del socialista Javier Losada pero solo llegaron a estar activos unos pocos meses. Por aquel entonces, en 2011, la empresa Blue Mobility puso en marcha este servicio. Pero, a pesar de contaba con la ayuda de una subvención europea de 230.000 euros que invirtió el Ayuntamiento y que se esperaban ventas “masivas” de vehículos eléctricos en 2012, nada salió como se había calculado y se fue a la quiebra. Y con ella, la concesión eléctrica de Gas Fenosa que proporcionaba el suministro a esos postes.


Nueva licitación

En aquel momento, la demanda era de cero, pero ahora, con el nuevo impulso que está recibiendo al transición ecológica, el Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Infraestructuras, que prepara una nueva licitación que permitirá a la ciudad contar con una red básica de puntos de recarga o electrolineras.


Pero la situación en 2021 no tiene nada que ver con la de diez años antes. Los puntos actuales se encuentran en lugares poco adecuados donde la recarga les obligaría a estar demasiado tiempo estacionados cuando lo que se requiere es que exista rotación de vehículos. Un ejemplo reciente de ello es San Roque, recientemente remodelado, donde se retiró la electrolinera porque en es mismo ramo de acera ya había una parada de buses y otra de taxis.


El objetivo del Gobierno local es que el propio sector privado atienda la demanda del vehículo propio eléctrico, ya sea en el garaje, o en un centro comercial o un aparcamiento público, mientras que el nuevo sistema de recarga eléctrica estará pensado para los visitantes, ya sea por placer o negocios, o para los turistas. Eso implica ubicarlos en puntos más estratégico de la ciudad que, además, no estorben a la movilidad.


Se ubicaran en barrios más periféricos, aunque alguno podría situarse más cerca del centro urbano, como Riazor. De esta manera, se espera fomentar el todavía minoritario en la ciudad vehículo eléctrico. 

El Ayuntamiento reformará la red de recarga de vehículos eléctricos