Muere ahogado un hombre de unos 40 años al que el mar arrebató en la playa de Repibelo

El helicóptero 'Helimer' de Salvamento Marítimo rescata del agua el cuerpo/M.Dylan/EP
|

La tranquilidad propia de una tarde de Domingo de Ramos se vio truncada a las seis cuando un hombre de unos 40 años fue arrastrado por el mar en la playa de Repibelo, junto a Barrañán. A pesar de la rápida intervención de un testigo, que es un socorrista experimentado y que se lanzó al mar con una tabla de surf, no se pudo hacer nada para salvar a la víctima. El cuerpo fue recuperado por un helicóptero de Salvamento Marítimo ante los ojos de cientos de personas que estaban paseando por la zona en ese momento.


A pesar de los numerosos testigos que se encontraban disfrutando de la bonanza de aquella tarde, nadie reconoció al fallecido, cuya identidad investigan las autoridades. Las primeras informaciones apuntan a que se encontraba chapoteando en la orilla, vestido (se encontraron calcetines en la arena) así que puede que solo estuviera mojándose los pies cuando sobrevino la tragedia. Las olas eran de fuerza 3, lo que significa que había marejada, pero esa parte del litoral de Arteixo está muy abierto a los embates del mar, y la resaca era importante. “El mar no estaba como para meterse en el agua”, confirman en Protección Civil.


Los primeros en alertar de lo que estaba pasando fueron personas que caminaban por el paseo y que llamaron inmediatamente al 112, que a su vez alertó a Policía Local, Protección Civil y, por supuesto, a Salvamento Marítimo. Las llamadas se sucedían a medida que más espectadores avistaban el cuerpo entre las olas y eran conscientes de lo ocurrido.

Entre ellos se encontraba un socorrista que corrió hacia su vehículo para equiparse: se puso aletas, neopreno y cogió una tabla (un corcho) antes de arrojarse el mar. El cuerpo ya se encontraba a unos trescientos metros, según fuentes de los servicios de emergencia.


Sobre la tabla

Cuando el socorrista llegó junto al cuerpo, lo colocó sobre el corcho y procedió a hacerle el boca a boca. Consiguió que vomitara bastante líquido, pero no recobraba el conocimiento y tampoco tenía pulso. Mientras tanto, la resaca le empujaba contra las rocas y no podía abrirse paso hasta mar abierto, puesto que la playa tenía un canal por donde entraban las olas. Los efectivos de Protección Civil le indicaron que abandonara el cuerpo y se pusiera a salvo.


Unos minutos después, el Helimer hacía acto de presencia y conseguían izar a bordo el cuerpo. En su vuelo hacia Alvedro intentaron reanimarle de nuevo, sin éxito, y una última vez los sanitarios de la ambulancia medicalizada que les aguardaba. A las ocho y cuarto se dio por concluido el servicio y comenzaron las investigaciones policiales. 

Muere ahogado un hombre de unos 40 años al que el mar arrebató en la playa de Repibelo