El que esté libre de pecado...

Erna Solberg | aec
|

En todos lugares cuecen habas. No hace mucho supimos que la presidenta balear, Francina Armengol, es amiga de saltarse a la torera las recomendaciones sanitarias que su propio Gobierno impone. Sin embargo, es evidente que no es la única. La policía de Noruega está investigando a su propia primera ministra, Erna Solberg, que reconoció que incumplió la normativa sanitaria. Ella misma admitió que acudió a una reunión familiar a la que asistieron más personas de las permitidas. Por ahora no hay petición de dimisión, pero le puede costar muy caro en las elecciones que se celebran allí en seis meses.

El que esté libre de pecado...