​Bergantiños: "Hemos salvado un momento muy crítico para el club"

|

El capitán del Deportivo repasó en una amplia rueda de prensa toda la actualidad del club. Para empezar, la decisión de la Audiencia de investigar a los policías que le arrestaron en agosto por si hubo detención ilegal. "Yo no tengo nada que esconder, tengo la conciencia tranquila, dije en su momento que fue extraño como pasó todo y que investiguen si alguien actuó fuera de la ley o sin respetar mis derechos".


Paralelamente, el Depor quiere tender puentes con LaLiga desde la llegada del nuevo Consejo. "Estoy totalmente de acuerdo en que el Depor tiene que tener buenas relaciones con los estamentos del fútbol y que no sean de fútbol, pero eso no quita que se tenga que investigar lo que pasó con el Fuenlabrada, quién tomo decisiones y si hay responsabilidades que acate las consecuencias por si se ha actuado de mala fe o vulnerado derechos. Creo que son cosas independientes, que tienen que seguir su camino. El Deportivo se tiene que lleva bien con esos estamentos, eso no quita que haya personas de esos estamentos que hayan podido actuar mal".


Además, valoró la situación deportiva. "El tema de las lesiones nos ha limitado mucho y a ver si no es tarde para encontrar la mejor forma que tiene esta plantilla de competir, de pelear los partidos. Estamos muy satisfechos por cómo han salido los últimos y se trata de buscar la mejor manera para competir bien".

Acabar en el podio, complicado. "Está difícil porque no depende de ti, pero aquí somos especialistas de ver cosas de todo tipo en últimas jornadas y a ver si esta vez cae a favor nuestro. Tengo confianza en que pueda pasar de todo y hasta el final hay que pelearlo. A ver si cae a favor y, si no, entrar en la segunda fase con los máximos puntos posibles y asegurar como mínimo el tercer escalón, que tal y como estábamos hace dos semanas es importante".


"Ahora confiamos mucho en nuestras posibilidades. Nosotros tenemos que ganar ese partido. Nuestra energía y predisposición va a ser muy buena para ganar el partido", anunció.


A su lado, un canterano, Diego Villares. "Es súper inteligente en el juego, ha entrado con muchísima ilusión y energía, la transmite a los compañeros, con concentración en todo momento y es un gusto ver a chicos que salen de abajo y están implicados el cien por cien del tiempo. Él decide lo correcto en cada momento con y sin balón, no hay ninguna acción que le sorprenda. Luego le puede salir mejor o peor, pero esa concentración y energía la irradia a los de al lado y es una cosa que no estábamos haciendo bien a principio de temporada", advirtió.


Álex vuelve a ser importante después de unas semanas en el banquillo. "Está claro que siempre quieres ayudar desde el campo, pero eso no depende del jugador. Cada entrenador decide el momento que te necesita el equipo, desde fuera lo ves mucho más nervioso, sufres más, sobre todo por el año que llevábamos y la situación crítica en que nos hemos visto, el día del Pontevedra con el fantasma de un doble descenso que supondría algo que prefiero ni pensar para el club. Ha sido duro estar desde fuera, el momento en que hemos estado y sobre todo partiendo del objetivo inicial de volver al fútbol profesional. Hemos salvado un momento muy crítico para el club y ahora intentar que este momento se alargue".

"Los últimos años han sido intensos en general, tengo para escribir varios libros aquí en el club, desde el no ascenso en Mallorca, la operación, veinte partidos sin ganar el año siguiente, sacar la cabeza, luego la pandemia y el Fuenlabrada, ahora Segunda B con este formato y lo que puede suponer perder varias categorías… Es muy intenso y difícil de vivir desde dentro, intentar ser útil, aportar energía y con la conciencia muy tranquila y así seguiré", razonó.


El futuro pasa por la cantera. "Para crecer y salir de esta situación económica que sigue siendo complicada por el descenso a Segunda B y deportiva es fundamental dar un poco de estabilidad, que todo lo que rodea al club tenga paciencia. Todos querríamos volver a Primera en uno o dos años, pero todo requiere tiempo y tenemos que dar ese clima de estabilidad. Eso ayuda a los jugadores que estén en cada momento. Este año igual nos ha costado eso, asumir el proyecto, tener paciencia en determinados momentos. Nadie consigue los objetivos en jornadas y eso te penaliza en este formato. Ojalá estemos a tiempo a entrar en la fase de ascenso y si no, que se normalice esto tras la pandemia, con un Riazor lleno que seguro que ayuda a este proyecto, estar unidos y tener un poco de paciencia. Venimos de demasiados años de guerra, de muchos movimientos después de los años gloriosos que ha tenido el club y se hace difícil encontrar esa estabilidad de saber dónde está nuestro lugar y creo que el descenso a Segunda B, tocar fondo es la bofetada que puede hacer que estemos unidos y volver en corto o medio plazo", pronosticó.


El centrocampista admitió lo difícil que le resultó la destitución de Fernando Vázquez. "Fue difícil porque Fernando en esta segunda etapa también tenía muchísimo cariño hacia los compañeros por lo buena persona y entrenador que es, mi relación es personal y se hace más difícil cuando considera a alguien amigo que pierda el puesto de trabajo, pero sabemos que en el fútbol las decisiones se toman en base a resultados, a momentos, y hay que asumirlo. Se entendía que lo mejor era un cambio y ha llegado Rubén".

​Bergantiños: "Hemos salvado un momento muy crítico para el club"