El comercio responde al plan de movilidad: “Necesitamos alternativas para aparcar”

Un bus pasa por Juan Flórez a la altura de la Cuesta de la Unión | javier alborés
|

La Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC) lleva semanas realizando un largo informe en el que solicitan alternativas paras las estrategias de movilidad sostenible impulsadas por el Gobierno local.


La reducción de velocidad urbana, el incremento de superficie de zonas peatonales, la gestión del aparcamiento, el incremento del uso del transporte público, la incorporación de otros medios de movilidad sostenible (como la bicicleta y vehículos de movilidad personal), la fusión del la ciudad con el Puerto y la recuperación de algunos entornos singulares de la ciudad, como es el caso de la Ciudad Vieja, son algunos de los temas abordados en los últimos años desde el Ayuntamiento. Todos ellos han provocado una reacción en los comerciantes de la ciudad, que ven temerosos el hecho de que estas medidas puedan tener un impacto negativo en la actividad de sus negocios.


El principal punto que abordan desde la FUCC es el estacionamiento de los vehículos. En concreto, estos ponen su mirada en la futura plataforma reservada en Juan Flórez para el transporte público.


El estudio para esta obra indica que la plataforma supone eliminar el 7% de las plazas de aparcamiento de la zona. La federación recalca que este porcentaje no contempla todas las que también se eliminarán en otras zonas, como Pintor Joaquín Vaamonde, San Andrés, Compostela y otras.


Si bien tanto el presidente de la FUCC, José Luis Boado, como el representante de Movilidad de la federación, Adolfo López, no se oponen “a los objetivos que pretende dicha transformación, pero las acciones deben plantearse con enfoque global y necesitamos alternativas para aparcar”.


El documento sobre esta acción del Ayuntamiento también refleja que la eliminación de un carril de circulación supone “saturar” Juan Flórez, siendo necesario reducir su tráfico en un 35% hacia otras calles. Es por ello que la FUCC solicita otras opciones para desplazar las 175 plazas de aparcamiento afectadas y, además, detallar cómo se desviará el tráfico. Esto podría llevarse a cabo habilitando “estacionamientos para residentes y comerciantes en los terrenos portuarios”, por ejemplo.


Controles de acceso

El control de velocidad y de accesos es un asunto necesario, pero los comerciantes defienden que se controle y se sancionen los incumplimientos.


En la Ciudad Vieja, sin ir más lejos, “el sistema de cámaras con lectura de matrícula instalado en algunos ámbitos, puede aprovecharse mejor para autorizar de forma ágil los accesos para carga-descarga de mercancías puntuales y movimiento de personas con movilidad reducida”, concluyen.

El comercio responde al plan de movilidad: “Necesitamos alternativas para aparcar”