A la espera de Héctor y Borges

Héctor Hernández se lesionó en el encuentro del pasado domingo ante el filial del Celta de Vigo en Barreiro | rcd
|

El aplazamiento de la última jornada de la primera fase en el subgrupo del Deportivo da un respiro a la enfermería y podría permitir que dos jugadores se repongan a tiempo de sus dolencias para la cita con el Zamora, prevista para el domingo 28 al mediodía en el césped del Estadio Abanca-Riazor: Celso Borges y Héctor Hernández, quien se lesionó en Barreiro y está pendiente de diagnóstico.


El descanso forzado por los partidos pendientes del Racing de Ferrol favorece, sobre todo, a Celso Borges. El centrocampista costarricense arrastra una lesión muscular que le hizo perderse las dos jornadas más recientes, ante el Pontevedra en Riazor y frente al Celta B en Barreiro. Curiosamente, el Deportivo sacó adelante los dos encuentros en los que no intervino el internacional tico. El centro del campo rindió a buen nivel con Álex Bergantiños y el canterano Diego Villares, que se ha afianzado en la alineación tras haber conseguido que el club le hiciera ficha de la primera plantilla en el mercado invernal con la salida de Diego Rolan.


Bergantiños fue clave en el partido de Vigo, donde rindió a gran nivel tanto en la destrucción del juego como en la creación. El capitán participó directamente en las tres acciones que dieron al Deportivo los goles de su triunfo ante el filial céltico.


Robó y metió el balón en profundidad para Keko Gontán en el 0-1, que finalizó con un cabezazo Miku Fedor, asistió también en el penalti a Keko que supuso el 0-2, obra del venezolano desde los once metros, y también habilitó para Raí en el 0-3. En esa jugada, el brasileño filtró el pase para que Miku completara su hat-trick con un disparo potente que se coló como una exhalación en la portería del Celta, imposible para el guardameta.


Villares también dio sentido táctico al juego del equipo, como ante el Pontevedra y esta vez se sumó a la parcela ancha Uche Agbo.


Por todo ello, es probable que la recuperación de Borges, si es que se acaba produciendo, altere el planteamiento del míster blanquiazul en el compromiso con el Zamora, toda vez que el centro del campo ha carburado sin él.


Rubén de la Barrera avanzó antes de la cita de Vigo que era posible recuperar al costarricense para el siguiente compromiso y ahora, con una semana más de margen, las opciones de que, al menos, esté en el banquillo, son considerables.

A la espera de Héctor y Borges