Nuevo capítulo de la guerra en el piragüismo español: escuchas, abogados y el último test

Craviotto, Walz, Arévalo y Germade, en el 4K/EFE
|

No hay tregua en la guerra del K4-500 español para Tokio 2020. A las acusaciones de amaño en el selectivo de Trasona (Asturias) le siguieron la baja por ansiedad de Cristian Toro y Carlos Garrote y, ahora, las amenazas de más filtraciones y denuncias y una última prueba en el agua.


La Real Federación Española de Piragüismo (RFEP) citó el domingo a los seis palistas que luchan por la plaza olímpica –Arévalo, Cooper, Craviotto, Garrote, Germade y Toro– para una definitiva prueba cronometrada, pero Garrote “no participará por baja médica”, según confirmó la REFP.


El palista zamorano está en el centro de la polémica. Se dice perjudicado por los tiempos de las series aplazadas durante la semana y ahora quiere impugnar los resultados. El viernes, además, amenazó con filtrar el audio de una conversación entre Saúl Craviotto y Miguel García.


Escuchas y abogados 

El cuádruple medallista olímpico y el técnico enviaron, a través de sus abogados, un escrito a Garrote rechazando por “estricta falsedad” las acusaciones de manipular el selectivo y le advierten de la “grave violación” que implicaría la “supuesta grabación”.


En medio del entuerto se encuentra el betanceiro Carlos Arévalo, que ya se ganó su plaza en el K1-200 tras lograr el mejor tiempo en las dos series celebradas en Trasona hace dos semanas y con asiento fijo en el K4-500, una distancia de la que es subcampeón mundial.


La última prueba 

La RFEP cerrará el domingo sin Garrote el proceso selectivo para definir el K4-500 que competirá en la Copa del Mundo y, si logra la clasificación, en los Juegos de Tokio. Después de la polémica surgida con los tiempos de las primeras series, el equipo técnico ha modificado el formato.


Arévalo, Cooper, Craviotto, Germade y Toro realizarán dos tiradas en la distancia K1-200 que tendrán lugar a las 9 y las 10.45 horas. En caso de haber dos ganadores distintos, por la tarde se celebrará una nueva manga. Posteriormente, la RFEP elaborará un informe para elegir a los cuatro representantes españoles del K4-500.

Nuevo capítulo de la guerra en el piragüismo español: escuchas, abogados y el último test