Esperanza o fracaso

Borja Granero, abrazando a Lucho García a la conclusión del choque con el Pontevedra | quintana
|

Los extremos dicen que no son buenos pero esta mañana en el Municipal de Barreiro no caben las medias tintas. El Deportivo se juega tanto o más que el pasado fin de semana ante el Pontevedra. Victoria o derrota, esperanza o fracaso. Porque lo peor que les puede pasar a los blanquiazules es no conseguir los tres puntos ante el Celta B.


Por muchas razones. La fundamental, las urgencias en la tabla. El cuadro coruñés no tiene, ni mucho menos, asegurada su plaza en la Primera RFEF, la futura Segunda B, y es algo para lo que necesita sacar billete cuanto antes. Y, aunque la carambola es complicada, un triunfo mantendría las aspiraciones de colarse entre los tres primeros.


Esa posición de privilegio la cierran ahora los celestes, con 27 puntos en su casillero, cuatro menos que el Deportivo. A la espera de que el Racing de Ferrol resuelva sus dos partidos aplazados (ante Coruxo y Guijuelo) los coruñeses están actualmente empatados a 23 con los verdiblancos y la SD Compostela y a seis del líder, Unionistas.


Mucho en juego

Por delante queda un final de primera fase frenético, con partidos en los que todos los equipos se juegan sus opciones y en el que habrá que pelear cada punto.


Los herculinos están obligados a sumar de tres para poder llegar con opciones a la última jornada, de vuelta al Abanca Riazor ante el Zamora, en un partido que, presumiblemente, se atrasará una semana para que todos los equipos lleguen en igualdad de condiciones y duelos disputados. El choque en el campo del filial olívico también será un reto para Rubén de la Barrera, que aún no ha sido capaz de ganar a domicilio.


El técnico coruñés ha cosechado en las pasadas salidas tan solo un punto, el conseguido ante el Salamanca (0-0) y sufrió sendas derrotas contra el Coruxo (2-0) y el Racing de Ferrol (1-0). Tampoco han sido capaces los coruñeses de marcar como visitantes, un reto que tendrán por delante esta mañana en Barreiro.


De cara a este encuentro De la Barrera no podrá contar con Derik Osede, que sufrió una rotura total del tendón de Aquiles de su pierna derecha durante el partido ante el Pontevedra, ni con Celso Borges, que ya fue baja ante el cuadro granate debido a una pequeña rotura muscular en los isquiotibiales de su pierna izquierda.


Continuidad

A pesar de que el técnico no dio pistas durante la semana sobre el once que alineará ante el Celta B, todo apunta a que dará continuidad al mismo equipo, salvo en lo tocante a la zaga, debido a la ausencia de Derik. Con Lucho García en la portería, una defensa con Eneko Bóveda y Héctor Hernández en las bandas y Mujaid en el centro de la zaga, acompañando a Borja Granero.


Por delante línea de tres, con Bergantiños volviendo a repetir en la sala de máquinas blanquiazul, Diego Villares como escudero y jugador creativo por la derecha y por la izquierda de nuevo la velocidad encarnada en Raí.


Por delante alas de nuevo por el carril diestro Keko Gontán, autor del gol del triunfo ante el Pontevedra, por el ala zurda Borja Galán y Miku repitiendo como referencia ofensiva. Un equipo obligado a ganar esta mañana ante el Celta B para deshacer la dicotomía: esperanza o fracaso.

Esperanza o fracaso