Una concentración de Ence corta Sánchez Bregua más de seis horas

Cerca de 120 manifestantes se negaron a moverse durante seis horas y media hasta conseguir una cita con la ministra de Transición Ecológica | javier alborés
|

“Estamos listos para dar leña”, advirtió la presidenta del comité de empresa de Ence, Ana Cedeira. Unos 120 trabajadores y transportistas, muy preocupados por la posible pérdida de 5.000 puestos de trabajo, se plantaron en la avenida de Sánchez Bregua. Aunque de forma ilegal (su permiso era solo para concentrarse en la acera) a la 11.00 horas decidieron cortar el tráfico en ambos sentidos para presionar al delegado del Gobierno, Javier Losada, a que los recibiera. Lo hizo a las 13.30 horas. Luego aguantaron cuatro horas más el corte de tráfico hasta que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, accedió a reunirse con ellos.


La cita será la semana que viene, pero está por concretar, por una cuestión de agendas. Cedeira fue muy clara al señalar que “al Gobierno no le va quedar otra” que cumplir con su promesa de recibirles. “Estamos muy calientes y si hoy no ha habido leña es porque hemos querido ser prudentes, muy suaves, pero un Gobierno socialista no puede jugar con 5.000 puestos de trabajo”, advirtió.


La Policía Nacional consiguió evitar que cortaran el cruce de la plaza de Pontevedra con la avenida del Puerto, lo que habría colapsado el centro, pero tampoco consiguieron desalojarlos. Entre tracas, bocinas y cánticos, los manifestantes les retaron a ­desalojarlos por la fuerza: “Nosotros no nos movemos de aquí”.


Ley de Cambio Climático

La razón de que el comité de empresa de Ence, una fábrica de pasta de papel en Pontevedra, requiera hablar con la ministra es la Ley de Cambio Climático, que está preparando el Gobierno. Ence tiene una concesión prorrogada hasta 2073 pero existe una demanda en la Audiencia Nacional por parte del Ayuntamiento de Pontevedra y de dos asociaciones ecologistas. Si se dictaminara que esa prórroga no es legal, la nueva ley en ciernes obligaría a cerrar la planta en 2033. “Pero la empresa cerraría ya, porque es privada, con unos accionistas que no van a invertir. Si no hay seguridad jurídica se irán a Brasil o a Portugal”, explicó la portavoz.


En esos mismos términos se expresó con el delegado, que accedió a reunirse con ellos a las 13.30 horas, ya en plena hora punta. Losada quiso tranquilizarles asegurándoles que la ley no tiene efectos retroactivos, pero ellos exigían garantías. “Ha sido una reunión muy dura, muy tensa –admitió Cedeira–. Le dijimos que queríamos la retirada o cambios de los puntos tres y cuatro del artículo 18 de la Ley de cambio Climático y una reunión con la ministra”.


Parecía que solo una carga policial les movería de allí, pero un wasap a las cinco y media de la tarde accediendo a la cita ministerial puso fin al corte de tráfico más prolongado en el centro de la ciudad que las autoridades recuerdan.

Una concentración de Ence corta Sánchez Bregua más de seis horas