Las comunidades estudian aliviar las medidas en Semana Santa

Un hombre lee el periódico en una terraza de la plaza Mayor de Salamanca | efe
|

Con la vista puesta en Semana Santa, algunas comunidades como Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ya avisaron de que la región debería llegar a los días previos a la celebración con parámetros epidemiológicos mejores que los de mediados de diciembre para plantearse mantener abiertas las fronteras autonómicas de cara a ese periodo vacacional.


El consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, indicó que en todo caso aún restan semanas para analizar esa decisión, tras lo que ha apelado a la “responsabilidad de los ciudadanos” y a convencer a la “minoría” social que no respeta las normas para que empiecen a cumplir.


Aunque afirmó que es partidario de “no cerrar” las fronteras autonómicas, recordó que en Navidad se abrieron las puertas y una parte minoritaria de la sociedad “no fue solidaria” con la inmensa mayoría.


Además, apuntó que mientras comunidades vecinas presenten datos mucho peores que Castilla-La Mancha, se mantendrá “mucho cuidado” con las decisiones al respecto de la perimetración comunitaria.


Ahora, tal y como recordó, el Consejo Interterritorial de Salud encargó a las comunidades un documento previo donde se reflejen propuestas de medidas a adoptar en Semana Santa.


Mientras el resto de comunidades siguen con la desescalada y levantando las restricciones ante la mejora de la situación sanitaria.


Cataluña publicó ayer la prórroga de “la mayor parte” de las restricciones para hacer frente al coronavirus, relajando aquellas que afectan a la apertura de establecimientos y algunas actividades deportivas.


En cuanto a los centros comerciales y establecimientos de más de 400 metros cuadrados, podrán abrir de lunes a viernes siempre que limiten su aforo al 30% y garanticen medidas de seguridad.


En el ámbito deportivo, se permitirá superar las seis personas para actividades grupales en espacios al aire libre y cerrados que cumplan las condiciones de ventilación, mientras que las piscinas podrán alcanzar un aforo del 50%.


Y en la educación, se permite a los alumnos escolares desplazarse fuera de su comarca y pasar la noche fuera -manteniendo los grupos burbuja-.


Sin embargo, el informe de la Agència de Salut Pública de la Generalitat destaca que “la progresión del descenso de la curva pandémica en esta tercera ola, que avanza a un ritmo muy lento, obliga a actuar con mucha precaución”.


Baleares relaja las medidas

El aforo máximo en el comercio se amplía al 50% desde ayer en Baleares, dentro de las medidas de desescalada aprobadas por el Govern.


Cabe recordar que la apertura de las terrazas de los bares y la posibilidad de hacer reuniones sociales entre no convivientes entrarán en vigor el martes. Todas estas medidas estarán en vigor las próximas dos semanas.


El aforo en el comercio, tanto en pequeños locales como en grandes superficies, se incrementa del 30 al 50%. El horario comercial tendrá como hora de cierre las 20.00 horas en Mallorca y Formentera y las 22.00 horas en Menorca


Otras novedades que empezaron a aplicarse ayer son las que afectan a las actividades deportivas. Los gimnasios podrán abrir, al 30% de aforo, con uso de mascarilla, tres metros de distancia y sin utilizar aparatos de cardio. 

Las comunidades estudian aliviar las medidas en Semana Santa