Cuando el beneficio particular se toma por el beneficio general

|

Tampoco le vendría mal a Pedro Sánchez un pequeño baño de realidad en esa España mejor que se empeña en asegurar que él ve. En realidad es normal que la vea así ya que, para él, sí que están siendo tiempos muchos mejores. No hay duda de que es mucho mejor volar en un avión privado a un palacete para pasar las vacaciones de Navidad que tirar de utilitario y visa para pagar la habitación de hotel. Aún así, su empeño en agotar la legislatura no hace más que poner los pelos como escarpias a quienes consideran que Sánchez es capaz de ceder hasta la extenuación ante los independentistas a cambio de lograr su apoyo a unas cuentas que, además, no cuadran. El presidente no se ha querido enterar del mensaje que le lanzaron desde Andalucía, a ver si le llega el de las municipales.

Cuando el beneficio particular se toma por el beneficio general