UNA FINAL ANTICIPADA

|

Apesar de que aún queda casi media Liga, el Deportivo se juega esta noche  prácticamente la permanencia en Primera División. Los propios jugadores han reconocido que el partido contra el Granada es una final y, como dice el tópico, las finales no se juegan, se ganan, así que a los blanquiazules no les queda otra opción que lograr el triunfo. Para tratar de conseguirlo, contarán con el apoyo de la afición, que en esta oscura temporada está dando otra vez una lección de entrega; por ella, por su ilusión y por su aliento indesmayable, el equipo está obligado a sumar los tres puntos.

UNA FINAL ANTICIPADA