UN DATO SOBRECOGEDOR

|

Menos de tres meses han transcurrido desde la inauguración del comedor social de Cáritas en Labañou y su capacidad ya está desbordada. Incluso hay lista de espera para disfrutar del servicio. La entidad se ha visto obligada a buscar vías alternativas para atender a todos los demandantes de ayuda, pues está en juego que su alimentación sea la correcta. Además, hay circunstancias que no se pueden pasar por alto: Cáritas preveía que, por el emplazamiento del comedor, las personas a las que atendería serían de las zonas próximas a Labañou, pero la realidad es muy diferente, ya que hasta allí acuden desde barrios muy alejados. La conclusión a la que llevan estos datos es alarmante, puesto que reflejan que un número muy alto de coruñeses se encuentra en una situación que como mínimo se puede decir que bordea la pobreza.

UN DATO SOBRECOGEDOR