Ronaldinho mantiene la idea de que usar la cabeza es una parvada

|

Luis Suárez, no el pseudocaníbal del Barcelona, sino el genuino, el coruñés, el único futbolista español que ha ganado el Balón de Oro, salía al campo con cabeza. No solo porque jugar decapitado es complicado, sino para imaginar las acciones más brillantes, pero nunca la utilizaba para golpear la pelota. Fuera del estadio también le daba un buen uso. Ronaldinho seguía sus costumbres sobre el césped, pero lejos de él la cabeza suponía un estorbo y nunca la utilizaba. Y sigue teniéndola en el paro, como lo demuestra su decidido apoyo al ultra Jair Bolsonaro. Tampoco en los negocios razona demasiado; de hecho se enfrenta a una multa de dos millones de euros por daños medioambientales, pues construyó un molino en una zona protegida... No es lo mismo que quemar la Amazonía, pero ya le vale.

Ronaldinho mantiene la idea de que usar la cabeza es una parvada