POKÉMON Y PIKACHU, VERGÜENZA

|

Es cierto lo que dice la prensa: en esto de la Pokémon y la Pikachu el ventilador funciona a plena potencia y hacia todas las direcciones. En consecuencia, sus protagonistas no se dan por aludidos y piensan que nunca llovió que no escampara. Así, vemos fotografías de concejales de La Coruña con una sonrisa de oreja a oreja y posando para la posteridad, con un aire de “ahí me las den todas”. Y conste que alguno de los que posan todavía está imputado. Y como el ventilador reparte mierda por todas partes, hete aquí que concretas revelaciones de la Pokémon han puesto a Paula Prado, exconcejala de Santiago y portavoz del PP de Galicia a los pies de los caballos. Y eso que le ha tocado a Paulita es un aviso a navegantes coruñeses que en estos momentos han de estar que nos les llega la camisa al cuerpo. Y es que al PP le ha salido un hueso duro de roer en la persona titular del Juzgado de Instrucción  número 1 de Lugo, Pilar de Lara, que no se casa con nadie en materia de justicia. Ya declaró el exdirector de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de La Coruña, Germán Lago, en calidad de testigo, en relación con la trama Pikachu que investiga supuestas adjudicaciones irregulares al grupo Vendex en Marineda, donde la empresa gestiona el servicio de la ORA y de la grúa.
No ha trascendido lo declarado, pero se sabe que llevaba dinamita. En el Ayuntamiento empiezan a imperar síntomas de diarrea. Por lo que respecta a la santiaguesa Paulita, ya se sabe que sus “maniobras” se extendieron a otros municipios. Además, las escuchas de Vigilancia Aduanera han revelado que dicha dama también se interesó por proyectos en Lugo y en Mellid. Todo Santiago sabe que las malas relaciones con sus compañeros frustraron las aspiraciones de Paulita a la alcaldía de Compostela.
No sé si cuando vea la luz este artículo Feijóo habrá forzado ya la dimisión de la hasta ahora portavoz del PP, pero el clamor de prácticamente toda la ciudad de Santiago no admite demora. Por otra parte, en el Ayuntamiento de La Coruña más de dos y más de tres han puesto velas a Santa Rita y a San Pancracio impetrando lo imposible: que a la juez De Lara la cambien de destino. No lo verán sus ojos. Habrá escarmientos y habrá limpieza ya vendrá el verano.

POKÉMON Y PIKACHU, VERGÜENZA