ADIÓS A UN PIONERO DEL POP ESPAÑOL

|

Bueno, así se escribe la historia: “muere el viudo de Rocio Dúrcal”... ¡Qué pena!, no solo por su fallecimiento sino por como los “destrozacorazones” dieron la noticia en titulares. Después del “sofocón” informativo y las prisas por dar la exclusiva, las aguas bebieron de la fuente, y su cauce discurrió por una biografía musical que  resalta sus méritos y aportación a la historia del pop español.
Efectivamente Antonio Morales, “Junior”, fue marido y después “viudo” de Rocío Durcal, aunque, a parte de esa notoriedad, personalmente me gustaría reconocer su militancia en aquel grupo de pioneros del pop español, formando parte de una generación de músicos que a finales de los 50 marcarían los estilos, los comportamientos y las modas, no solamente de los años siguientes, sino en las décadas posteriores.
Fue una generación que enchufó las guitarras a la electricidad para sacudirse poco a poco el dominio de la música “antigua”, para hacer un sonido joven, con capacidad de auto regeneración. En 1958 Junior formó parte de los Jump y posteriormente entró en Los Pekenikes, grupo con el que grabó tres singles, hasta que decidió abandonarlo para encaminar sus pasos en solitario. Su puesto fue cubierto por Juan Pardo que venía de Los Teleko, otro grupo guitarrero de la época.
Junior grabó un disco con Philips, pero sin suerte, al parecer porque se parecía demasiado a Cliff Richard, comenta José Ramón Pardo en su “Historia del pop español”. Juan y Junior coinciden en Los Brincos y ambos abandonan la formación después de dos años para iniciar su carrera como dúo, logrando el éxito con una canción de “ambiente” gallego, “Anduriña”, editada ni más ni menos que con la colaboración especial de Pablo Ruiz, Picasso, que dibujo para la ocasión la “Anduriña” para la portada, aunque por esas “cosas raras” de la promoción, el dibujo quedó relegado a la contraportada.
Disuelto el dúo, ambos cantantes buscaron el éxito en solitario y la carrera de Junior se va desinflando paulatinamente, asomándose con timidez al ventanal de las listas de éxitos... A partir de ahí le tocó ejercer de marido, primero, y viudo, después, de Rocío Durcal, pero por lo que a mí concierne, me queda el recuerdo de su militancia en el grupo de los pioneros del pop español.

ADIÓS A UN PIONERO DEL POP ESPAÑOL