Los reclamos del Carnaval

|


LO más cerca que un papa había estado de A Coruña era en Santiago, que Juan Pablo II visitó dos veces y donde miles de fervorosos fieles coreaban felices: “Ai que ledicia, o papa está en Galicia”. Así hasta que la Marea, nasía pa’ganá, convirtió al pontífice actual en reclamo del Carnaval, pero esta vez no solo no se escucharon consignas jubilosas, sino todo lo contrario; nada en comparación con lo que puede venir ahora, porque resulta que el Momo guarda un sorprendente parecido con Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, tanto, tanto se parecen que no hay ninguna duda de que el dios del Entroido es el alcalde... Ningún regidor coruñés había ido tan lejos; ninguno había caído en semejante megalomanía, ni siquiera los que permanecieron trienios y trienios, hasta quinquenios e incluso decenios en María Pita se habían atrevido a algo así. Menos mal que ha llegado la xente do común, porque si no, la ciudad seguiría anclada en el pasado. Por cierto, a ver quién es el valiente que le prende fuego al Momo el día del entierro de la sardina. ¿Será necesario recurrir a un concejal de la oposición?

Los reclamos del Carnaval