jUGAR CON FUEGO

|

La oposición en Galicia está dividida, enfrentada y sin nada que ofrecer al ciudadano. Que si Irmandiños, que si máis o menos Galiza, ahora Pachi, ahora Caballero, navajazos por aquí, peleas por allá, abandonos, renuncias etc. No pasan de ahí. Resulta patético y bochornoso ver cómo, ante tamaña orfandad de ideas, están tratando de sacar partida del incendio que unos terroristas ecológicos provocaron en el entorno de las Fragas do Eume.

¿Dónde estaban esas plataformas de agitación y propaganda cuando en 2006 el fuego cabalgó suelto y desbocado, recorriendo Galicia de norte a sur y de este a oeste durante casi 30 días? Seguramente papando subvenciones y pisando moqueta en agradecimiento a los servicios prestados. ¿Es que ya no se acuerdan de cómo gestionaron aquella catástrofe que, a parte de quemar más de 100.000 hectáreas y dejar a Galicia sin pulmones vegetales, se llevó cuatro vidas humanas?

Hagamos memoria. Aquel año se desmantelaron equipos, se prescindió de brigadistas experimentados por no hablar gallego normativo y se recortaron medios materiales de manera irresponsable en pleno verano. La descoordinación y la exasperante lentitud fueron el combustible perfecto para convertir Galicia en una gigantesca cachada de San Xoán. Esta vez se ha dado una respuesta ágil y diligente con el mayor dispositivo que se recuerda en Galicia por estas fechas. Gracias a ello se ha salvado el 90% de las Fragas do Eume. Felicidades a la Xunta y a los equipos de extinción por hacer las cosas bien mientras otros jugaban con el fuego.

jUGAR CON FUEGO