COSPEDAL: ¿QUIÉN ME COMPRA UN LÍO?

|

En la España de la II República proliferaban las comedias teatrales, alguna de las cuáles frisaban en la astracanada. Una de ellas llevaba por título “¿Quién me compra un lío?”. El epígrafe podría servir al jaleo armado por la demanda de la señora Cospedal contra Bárcenas y que se ha convertido en un huracán que amenaza el futuro político de Cospedal.
La intervención de la coitada echó por tierra la estrategia de Rajoy de echar tierra sobre el asunto, ya que las oportunidades que se le dieron a Bárcenas en la videoconferencia desde la cárcel no se pagan con dinero y abren un filón para las aspiraciones del extesorero ante su enemiga mortal, Cospedal. La frase “es mi mano la que entrega el sobre a la señora De Cospedal” causó más efecto que las pisadas de un elefante en una cacharrería, ya que Bárcenas detalló los supuestos sobresueldos que pagaba a la cúpula del PP, en tanto que la secretaria general negaba las acusaciones. Pero Cospedal dejó sin rematar la faena y permitió que Bárcenas saliese vivo del careo entre ambos. Y ello aconteció cuando Cospedal dijo “no saber” si en el PP otros líderes cobraban “en B”.
Así pues, Bárcenas insistió ante el juez de Toledo en que dio “en mano” 15.000 euros a la dama y ella volvió a negarlo. Pero quedó patente que doña Dolores no puso entusiasmo al defender a otro egregios peperos a los que Bárcenas sigue poniendo de “chupa de domine”.
Ya se han confirmado muchos apuntes que constan en los célebres papeles y contribuyen a hacer verosímiles las acusaciones de Bárcenas. También está sin aclarar la imputación a Cañas, gerente del PP manchego, por el supuesto cobro de 200.000 euros por la adjudicación de los servicios de limpieza de Toledo, que acabaron pagando la campaña autonómica de Cospedal de 2007. El extesorero aportó el recibí. Total, que sigue la magna ceremonia de la confusión. Todo está enredado. Algo quedó claro: las tremendas piernazas de la Cospedal

COSPEDAL: ¿QUIÉN ME COMPRA UN LÍO?