Esas tramas que no existen

|

Ya es mala suerte que justo, cuando Galicia iba a cerrar un año ejemplar en lo que se refiere a los incendios forestales, de repente, la comunidad comience a arder por los cuatro costados. Puestos a regodearnos en la mala suerte, también es mal fario que estos fuegos se produzcan en el momento en el que el viento sopla con mayor fuerza en el territorio, haciendo que sean mucho más difíciles de controlar. La verdad es que resulta difícil imaginar que tanta coincidencia se deba a la suerte. Podríamos decir aquello de que no creemos en las tramas de incendiarios, pero que habelas, hailas.

Esas tramas que no existen