Una que ya se prepara un fin de semana con el jefe

|

CARMEN Santos, la vicaria de Pablo Iglesias na terra, mira de esguello –mala señal–, pese a lo cual presume de que los círculos concéntricos enxebres se caracterizan por sus relaciones fraternales. Tan fraternales son esas relaciones que la diputada Ángela Rodríguez, alias Pam, cuando se refiere a ella le llama “la puta coja”. Pero Santos sigue a lo suyo, que es mantener el carguiño, y se agarra con fuerza a la coleta de su jefe como los indios lo hacían de las crines del caballo. No se desvía ni un milímetro de la línea que marcan en el palacio de Galapagar y, de hecho, ya pretende abrir un debate en En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, sobre el derecho a decidir. Así se evitarán problemas como los acontecidos en Cataluña. Aún acabará pasando un fin de semana en la casa de invitados del chalé de Iglesias.

Una que ya se prepara un fin de semana con el jefe