La enésima vez

|

LA oposición ferrolana ya se ha cansado de contar cuando se dedica a criticar al alcalde, de modo que ha hecho del adjetivo enésimo la palabra de uso frecuente. Tanto empleo reiterado del adjetivo ya lo ha desprovisto de significado recto y hay que emplearlo en oblicuo, de tal modo que algunos políticos ya lo emplean como un ordinal normal. Los contrarios al regidor ya se están quedando sin palabras en su lucha dialéctica, por lo cual habrá que esperar a que Papá Noel o los Reyes de Oriente les regalen algún manual para que muestren más recursos en el cruce verbal el año próximo, cuando haya que pelear con los orzamentos fantasma y otras tantas enésimas batallas municipales.

 

La enésima vez