ADIÓS 2013... BIENVENIDO 2014

|

Toca pasar revista a un año que se acaba, 2013. Un año difícil, de recortes, sacrificios, durante el que el pesimismo se instaló en la sociedad a la espera de la aparición de esos tan traídos y llevados “brotes verdes” que alfombrarán la sequedad de la economía española en fechas posteriores, aunque el “cuando” siga siendo una incertidumbre paliada por la esperanza.
Un año en el que a la música, a la cultura, en general, se le hizo un “re-corte de mangas” con la implantación del IVA cultural –el “ivazo”– que estrechó en demasía su actividad, aunque la “bendita” creatividad –artística y operativa– y la profesionalidad haya ido “parcheando” ocasionalmente los pinchazos.  
La crisis, sin duda, agudizó el ingenio y adapto a la realidad socio económica actual los mecanismos de los conciertos poniendo en escena los porcentajes sobre las entradas vendidas, cuando antes los artistas cobraban un caché fijo en los “buenos tiempos”, o haciéndose empresa. La fisonomía del mundo discográfico también ha cambiado y no solo por la crisis ya que  los grandes cambios tecnológicos tienen mucho que ver.
Hoy las compañías “dependientes” –que invierten en la producción y promoción de sus artistas alrededor del 30% de su volumen de ventas– filtran las posibilidades de contratación, los gastos de producción y promoción de nuevos artistas hasta el límite, aunque curiosamente el “mantenimiento” de un artista ya establecido implica un nivel de gastos casi cinco veces mayor al de uno nuevo. De ahí que las discográficas “independientes” sigan siendo el refugio y el motor para que nazcan y se desarrollen nuevos valores.  
En este panorama incierto, cada día el “crowdfunding” –micromecenazgo– y la autoedición son alternativas para muchos artistas que buscan apoyo en sus seguidores a la hora de grabar un disco. Lo dicho… Adiós 2013 y ojalá que 2014 venga con más “recortes”, pero… sobre el aumento de los impuestos, como el IVA cultural.

ADIÓS 2013... BIENVENIDO 2014