LAS DOS CARAS

|

Las decisiones judiciales conocidas ayer y relativas a Gerardo Conde Roa y Javier Escribano provocaron lógicamente reacciones encontradas en el PPdeG. La imputación del alcalde de Santiago generó enfado, no con el magistrado, sino con el regidor, por no haber informado en su día a la dirección popular de sus cuitas con Hacienda. El sobreseimiento del caso contra el exparlamentario supuso un alivio, ya que Escribano queda libre de culpa, lo que, por otro lado, pone de manifiesto el peligro que entrañan los juicios paralelos. Pero como una cosa son las normas internas de los partidos y otra, el ordenamiento jurídico, el político ferrolano se encuentra ahora sin escaño en el pazo do Hórreo. ¿Quién le compensará por ello?

LAS DOS CARAS