Lo de la alegría en la casa del pobre

FOTO: Pablo Casado, uno de los protagonistas del culebrón | efe
|

Qué poquito nos ha durado la ilusión de que los dos grandes partidos políticos sean capaces de entenderse por el bien común. Y mira que después de lo del acuerdo para la renovación del Consejo de RTVE parecía que la cosa iba bien encaminada... pero se ve que fue flor de un día y ya están de nuevo a la gresca. Vuelta a hace meses. Años, si nos apuran. Que si diferencias irreconciliables, que si tú me dijiste, que si siento que doy más que tú, que si no pones de tu parte... lo de siempre en una ruptura, lo mismo da que sea de una relación que de una negociación. Y así estamos, otra vez, con el Poder Judicial a la espera de que socialistas y populares encuentren la forma de pactar y con los dos máximos representantes de ambos partidos echándose la culpa mutuamente. Aquí lo de amores reñidos son los más queridos parece que no se cumple. 

Lo de la alegría en la casa del pobre