Las pajas en los ojos ajenos y las vigas en los propios

|


SI los mareantes, podemitas y demás fauna emergente no tuvieran memoria selectiva seguro que recordarían de su tierna infancia, cuando seguro que estudiaron religión, que ya dijo Jesús aquello de ver la paja en ojo ajeno y la viga en el propio. Sin embargo, tal vez por eso de su laicismo prefieren no obtener ninguna buena conclusión de las enseñanzas bíblicas y, por ello, mientras piden la rápida bajada a los infiernos de cualquier político imputado, para los suyos piden respeto, por mucho que los jueces vean en sus actuaciones ciertos visos de delito. Todo esto viene a cuento por la situación en la que está el edil compostelano Jorge Duarte acusado de rebajar de manera arbitraria la sanción a algunos locales nocturnos y que lo ha llevado a declarar ante un magistrado. De Ferreiro a Noriega, los mareantes han salido en tromba a defender a su colega, que ni ha dimitido ni tan siquiera se lo plantea. Es más, el regidor compostelano tira de manual de política viejuna y se descuelga hablando de una campaña orquestada contra las mareas. Es decir, que hacen bueno aquello de haz lo que digo y no lo que hago. ¿Será posible encontrar mayor desfachatez? (política, por supuesto).

Las pajas en los ojos ajenos y las vigas en los propios