La retranca se viste de blanquiazul

|

MANUEL Pablo ejerció la acusación popular y pidió la pena capital para Luisinho. Tino dictó sentencia –”no volverá a vestir la camiseta del Deportivo”– y lo mandó al corredor de la muerte. Allí quedó confinado hasta que lo rescató Garitano. El portugués es ahora un ciudadano libre y su hoja de servicios está limpia de antecedentes penales. Incluso figura entre los jugadores más respetados de la plantilla blanquiazul. Él lo sabe y lo demuestra: “Es normal que el Celta se sienta un poco importante por venir a Riazor. Es como cuando nosotros vamos a jugar contra el Barcelona o el Madrid”. Si mañana marca el gol de la victoria, los Blues lo canonizan. FOTO: luisinho | aec

La retranca se viste de blanquiazul