Hablar con propiedad de lo que nos rodea

|

para saber si un fenómeno está teniendo influencia en nuestra vida hay que comprobar si cambia nuestra manera de expresarnos. Y si pasa con las modas, cuánto más con la pandemia que nos ha hecho olvidar el mundo tal como lo conocíamos. La coronajerga, primer neologismo de una lista que sigue aumentando, describe a personas y situaciones que también son nuevas, o al menos, le dan una vuelta de tuerca a las que conocíamos. El temerario egoísta que desobedece las normas es un covidiota, los que se creen los vigilantes del barrio desde su casa son los balconazis y lo que sufrimos es una cuarenpena, también conocida como confitamiento, por aquello de la ingesta masiva de repostería doméstica. La que nos ha liado el carallovirus.

Hablar con propiedad de lo que nos rodea