::::: MIÉRCOLES :::::

|

 El voto secreto juega una mala pasada a los partidos

LO del voto secreto tiene sus ventajas. Que se lo pregunten a los diputados díscolos del PPdeG o PSOE que votaron en contra del mandato de sus partidos en la renovación de los órganos autonómicos. Dependiendo del caso, y amparados en el anonimato del papelito y la urna, entre tres y ocho señorías decidieron hacer de las suyas y dar un aviso a sus jefes. El problema es que tanto garantismo a la hora de ejercer el sufragio sirvió para que ambas formaciones salieran rápidamente a los pasillos en busca de algún periodista al que asegurarle que la disciplina de voto fue rota por los de los bancos de enfrente. Es decir, que de puertas para afuera todos intentaron salvar los muebles, aunque, en el fondo, todos los indicios apuntan a que los rebeldes se sientan casi todos en las bancadas de la posición. De hecho, y sin micrófonos, algunos socialistas reconocían que existía un cierto malestar en sus filas por los pactos con los populares, por lo que no descartaban que los votos que faltaban fueran suyos. El que tiene el papel más difícil ahora es Besteiro, que en su doble figura de imputado y secretario general, ve como le van segando la hierba bajo los pies.

 Barack Obama no es el “pato cojo”

LOS americanos, que para esto de la política son muy suyos, suelen denominar al segundo mandato de un presidente el del “pato cojo”. La cosa es que ya no suelen hacer nada porque no tienen que buscar la reelección. Sin embargo, Obama parece dispuesto a cambiar la historia también en esto y sus últimos meses en la Casa Blanca son, tal vez, los más intensos que se recuerdan. El acuerdo con Cuba, luego con Irak y ahora la lucha, con medidas efectivas, contra el calentamiento global. Está claro que Obama no es un presidente a la usanza y se está ganando su lugar en la historia a pulso.

 Todos los británicos serán policías

A los británicos les está tocando mucho las narices la teima que están mostrando los inmigrantes ilegales por entrar en su querida isla. Tanto que no se cansan de protestar, pedir ayuda de la UE y buscar medidas que hagan que este flujo migratorio se dirija a otros pagos alejados de su suelo. Por ello, David Cameron está dispuesto a obligar a los caseros a expulsar de sus viviendas a los inquilinos que no dispongan de papeles. Es decir, que todo inglés se convierta en un gendarme.

 Montoro y las comisiones de fiestas

QUE se anden con mucho ojo las comisiones de fiestas que tanto abundan por Galicia. Montoro y sus chicos, es decir Hacienda, ha fijado sus afilados ojos en los contratos que firman y parecen dispuestos a buscarles las cosquillas hasta a quienes montan una churrascada con los amigos. La cuestión es que, tras el fraude descubierto con las orquestas, seguro que más de uno tiene problemas.

 Bruselas y el “escaso valor añadido” del ferrocarril al puerto exterior de Ferrol

CUANDO todavía está reciente el levantamiento del veto comunitario que mantuvo al margen de la construcción civil a la principal compañía industrial de la comarca ferrolana, la Unión Europea parece no dar descanso a la comarca y decide denegar 16 millones al proyecto constructivo del ferrocarril al puerto exterior de Caneliñas. Como toda nueva iniciativa, es evidente que la demanda corre pareja a la oferta. En pocas palabras, que no hay tráficos, ni “valor añadido”, si las infraestructuras básicas no existen. Y es que, evidentemente, si no se hubiesen construido las nuevas dársenas, la Autoridad Portuaria local pocas perspectivas de facturación podría albergar de cara al futuro. En resumen, que Bruselas continúa sin querernos. Estúpido sería consolarnos con el hecho de que tampoco confiere ayudas al puerto coruñés de Langosteira para proyectos similares. Tal vez lo más urgente sería remitir un mapa a la capital comunitaria para que se vea dónde queda el puerto ferrolano. Tal vez ya lo saben. De ahí, precisamente, la negativa.

 Las ocultas razones de Artur Mas

LOS expertos, que de todo hay en el mundo, se han devanado los sesos intentando conocer los motivos que han llevado a Artur Mas a firmar el decreto de convocatoria de las elecciones catalanas/plebiscitarias casi con nocturnidad y alevosía. Y tras un pormenorizado análisis han llegado a la conclusión de que Mas y los suyos temían que, a modo de contraataque, Mariano Rajoy convocara las elecciones generales el mismo día, lo que hubiera sido un duro golpe para sus aspiraciones secesionistas. Por eso, el president (no se sabe si molt honorable) esperó hasta el último momento, agotando los plazos.

 Un Camino de dimensiones planetarias

LO del Camino de Santiago está adquiriendo dimensiones planetarias, y lo hace en todos los sentidos. De un lado, cada día son más las personas que se echan a las corredoiras para ganar las indulgencias plenarias. Pero también es mayúscula la picaresca que rodea a la ruta, tanto que ni la Iglesia se libra. Y es que los monjes del monasterio de Oseira aseguran sin lugar a dudas que su albergue está sufriendo un boicot intencionado. Afirman que no es normal que en pleno auge de peregrinos, no es razonable que los que ellos reciben en sus instalaciones hayan bajado un 20% y consideran que todo se debe a la información engañosa que los caminantes reciben de otros establecimientos piratas.

 Aprender de los errores

PARECE que, poco a poco, la Marea Atlántica va asumiendo que los concejales con los que cuenta no son suficientes para sacar adelante las cosas tal y como les gustaría. El golpe de realidad lo recibieron cuando vieron que los votos de PP y PSOE tumbaron su propuesta de organización municipal y tuvieron que volver a la mesa de negociaciones a consensuar un plan que fuera satisfactorio para los otros partidos. Ahora están intentando modificar el presupuesto y también comenzaron llevando a la junta de Gobierno un proyecto cerrado que, entre otras cosas, incluía una sustancial reducción de los fondos destinados a promoción de empleo. Sin embargo, en esta ocasión parece que han aprendido de sus errores y tras escuchar las quejas de los socialistas, han optado por tender la mano y buscar puntos de acuerdo que les garanticen que en el próximo pleno no se van a encontrar con que les devuelven el proyecto. De entrada, el PSOE está dispuesto a escuchar. Es decir, que se deja querer.

::::: MIÉRCOLES :::::