Grandío persigue otro récord

|


SUS compañeros de la Marea, nasía pa’ganá, decidieron alcumarlo “Recordman” al haber conseguido un hito inusitado, que el aparcamiento disuasorio de Lonzas esté vacío desde su inauguración, hace ya más de un año, y a Daniel Díaz Grandío ha debido gustarle, pues ya se ha lanazado a por otra plusmarca. Como concejal de Movilidad Sostenible –parece una broma que los mareantes tengan el valor de mantener un departamento municipal con semejante denominación– el transporte público entra dentro de sus atribuciones y no se le ha ocurrido mejor cosa que condenar a muerte a las 23 líneas actuales del autobús urbano, porque están “enfermas”. Es decir, que está dispuesto a aplicarles la eutanasia. Si hubiese hecho semejante anuncio a los pocos días de su toma de posesión, cabría pensar que Grandío es un abnegado mareante, dispuesto a trabajar por el bien de los coruñeses, pero después de casi 18 meses de gobierno todo el mundo sabe que esa afirmación es un farol y que ni Grandío ni ningún otro mareante está dispuesto a darle un palo al agua.

Grandío persigue otro récord