LA SOLANA: ¿COSA SANA?

|

Por puertas y ventanas del complejo deportivo coruñés La Solana, que da albergue social a miles de residentes en Marineda y que en tiempos no tan lejanos quitó mucha sudoración en sus duchas a no pocos contribuyentes de la citada sociedad, es factible ver avisos con el siguiente comunicado: “Se informa a los abonados de que, con motivo de las obras del Paseo Marítimo y para su mayor comodidad, se está habilitando un nuevo acceso, mediante una rampa directa a La Solana, desde el paseo del Parrote, entre el hotel Finisterre y las pistas de tenis”. La nota, esto ya es de nuestra cosecha, afecta a miles de coruñeses, abonados a las instalaciones de La Solana.

Y arrimando el ascua a su sardina, la empresa informa también de lo siguiente: “Les recordamos que La Solana tiene un convenio especial con el parking de Marineda Coruña (situado en el área náutico-deportiva de San Antón), con un precio excepcional para sus abonados de 50 céntimos la hora”.

El responsable de La Solana es el coruñés Carlos Filgueiras Moraes, que anda de la Ceca a La Meca, negociando con Ayuntamiento y Autoridad Portuaria. Se trata ahora de conseguir otro aparcamiento en A Chousa, que viene siendo la zona ajardinada de La Solana. Las conversaciones se llevan con cautela, pero ese nuevo aparcamiento se hace necesario, pues el de los 50 céntimos de marras queda muy lejos de las piscinas y en invierno los abonados se ponen como sopas.

Filgueiras está metiendo prisa a la obra de la rampa, pues las evoluciones de Copasa en la entrada a La Solana por el Paseo Marítimo están causando tremendos inconvenientes a los abonados. Y conste que los empleados de la oficina de La Solana ponen buena cara y mejor ánimo ante las exigencias de los abonados. Allí esta, entre otros, la señorita Luz, lectora de “La Gatomaquia” y amante de los gatos.

La “incorporación” del IVA ha causado alunos cientos de bajas. Y aún nos espera la subida del IPC que significará otra banderilla. La rampa arranca de las barandillas externas del Finisterre y cae, en disminución, hasta las pistas de tenis, sin tocar las viejas murallas y sostenida por pivotes. Se calcula que antes de mediados de noviembre, habrá rampa. Ojalá.

LA SOLANA: ¿COSA SANA?