INQUIETUD EN LA FÁBRICA DE ARMAS

|

La solución no acaba de llegar y la inquietud crece entre los trabajadores de la Fábrica de Armas, que hace pocas semanas veían como todo parecía estar muy bien encaminado. Lógicamente solo hay una forma de acabar con esa intranquilidad: que una empresa tome el control de la factoría y se reanude la producción. Sin embargo, determinar cuál será la que suceda a General Dynamics no es algo que se pueda hacer a la ligera; al revés, es imprescindible que el acuerdo se adopte tras un análisis en profundidad de las dos propuestas presentadas. Así que los encargados de decidir sobre la “adjudicación” deberán actuar sin prisa, pero sin pausa para que el personal vuelva a su puesto de trabajo y concluya una situación tan poco deseada como la que se vive en una de la plantas industriales con más tradición en A Coruña.

INQUIETUD EN LA FÁBRICA DE ARMAS