Transmisión y recepción

|


LA abuela Carmena es mejor transmisora de mensajes que receptora. La veracidad del mensaje es lo de menos; ella lo lanza y ya está. Acaba de hacerlo para presumir del éxito que ha supuesto el cierre de la Gran Vía: “No hay más que ver unas fotos; la gente va cargada de bolsas”. Tantas bolsas debía cargar la gente que los comerciantes aseguran que sus ingresos cayeron un 70%. Esta claro que la alcaldesa no recibió ese mensaje y si lo recibió, no lo procesó.

Transmisión y recepción