Los nefastos gestores del Barcelona

|

Hay que reconocer que, uno tras otro, todos los presidentes del Barcelona, al menos todos aquellos que lo han sido teniendo a Messi en la plantilla, son unos gestores nefastos. Resulta fácil imaginarse lo que el club se podría haber ahorrado adoptando aquella figura que antaño era más frecuente en el fútbol: la del futbolista-entrenador. Grandes figuras, como Luis Aragonés, que pasó de jugar un día a entrenar al siguiente. Pues eso, que los responsables del Barcelona se podrían haber ahorrado un buen pico poniendo a Messi también como adiestrador. Al fin y al cabo, por lo que se va sabiendo, en el vestuario ejercía como tal, para desesperación de todos los técnicos que ha tenido.

Los nefastos gestores del Barcelona