Demasiadas muertes evitables

|

Con solo un día de diferencia dos personas han muerto en sendos accidentes de tráfico en las carreteras gallegas. Y, en ambos casos, las víctimas mortales no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Casi al mismo tiempo, la Guardia Civil de Tráfico sorprendía a una conductora, a la que se le había retirado el carné hacía tres años, que circulaba en un vehículo y en el asiento de atrás transportaba a cinco menores, por supuesto, sin cinturón, ni silla ni nada que se le pareciera. Resulta increíble que todavía se sigan produciendo situaciones como estas que, a lo único que conducen, es a fallecimientos que se podrían haber evitado con un simple gesto, el de abrocharse el cinturón. Lo otro, lo de la insensatez de un adulto que es capaz de poner en juego la vida de cinco chavales, es más difícil de explicar. Ojalá que el juez se lo aclare con una sentencia ejemplar que sirva para que sea consciente de su irresponsabilidad.

Demasiadas muertes evitables