Para la UE primero fue la gallina que el huevo

|

LA Unión Europea puso de los nervios a los productores avícolas cuando decidió que ya estaba bien de que las gallinas vivieran en jaulas diminutas y redactó una ley en la que las aves ponedoras tenían que habitar poco menos que en un adosado, amén de tener unas cuantas horas de libertad al día aunque solo fuera para estirar las patas y las alas. Sin embargo, parece que le estaban prestando tanta atención a las gallinas que se olvidaron de los huevos y ahora media Europa duda de la conveniencia de tomar o no una tortilla, tras detectarse partidas de huevos contaminados con pesticida al menos en siete países (ninguno de ellos España). Es evidente que algo falló en el sistema de alertas, ese que también funciona cuando hay que perjudicar a los mariscos patrios.

Para la UE primero fue la gallina que el huevo