Los tribunales le dan un dolor de cabeza a Xulio Ferreiro

|

Cuesta trabajo imaginarse cómo Xulio Ferreiro es capaz de desplegar la actividad que desarrolla a diario. Sin ir más lejos, ayer mismo, tuvo tiempo para criticar a la dirección de En Marea, para irse de erasmus a Gijón para dar una charlita y, se supone, para preocuparse tras el último varapalo judicial al concello, que les tumbó el nombramiento de un jefe de servicio designado por los mareantes para Urbanismo (perdón, como le gusta a la Marea, Regeneración Urbana, aunque por el momento no se puede decir que hayan regenerado mucho). También es posible que el regidor ni se haya molestado en tratar el asunto ya que la denuncia partió de los propios funcionarios municipales. Es posible que, en lenguaje de Iago Martínez, fueran esos orcos que están infiltrados entre la oposición y los trabajadores públicos (se supone que aquellos que no dicen amén a sus decisiones arbitrarias y caprichosas), quienes denunciaron. Y que se prepare el alcalde porque todavía están pendientes otras dos decisiones del TSXG sobre otros dos cargos nombrados a dedo y, vistos los precedentes, no parece que estos vayan a correr mucha mejor suerte.

Los tribunales le dan un dolor de cabeza a Xulio Ferreiro