ESCALERAS MECÁNICAS PARA SAN AMARO

|

Son personas mayores (sí, señora María, ya sé que usted insiste, igual que Chucha, una de las asiduas a la playa de San Amaro) las que una y otra vez me apuntan que en la zona de San Amaro “se hace urgente la instalación de una escalera mecánica”. Todas ellas hacen hincapié en que son muchos las mujeres y los hombres que acuden a la piscina del Club del Mar para realizar cursos de mantenimiento físico y rítmico para que sus cuerpos, ya cansados por el paso del tiempo, respondan eficazmente a los esfuerzos de la vida cotidiana.
Estas peticiones de mejora en la zona vienen derivadas de las escaleras mecánicas que el Ayuntamiento de La Coruña instaló en la calle de la Plaza, uno de los accesos peatonales a la plaza de España, (para salvar a pie 18 escalones) muy cerquita del mercado de San Agustín y que entró en funcionamiento el 20 de diciembre de 2013 con un coste aproximado de 153.000 euros.
Y la pregunta es obligada. Si el Ayuntamiento se gasta 153.000 euros más su mantenimiento para salvar solo 18 peldaños, la urgencia para colocar escaleras mecánicas e incluso un ascensor en la zona que va de la playa de San Amaro (o Club del Mar) al paseo marítimo es máxima. Aquí la altura y los problemas son mayores. Diría incluso que vitales para ser tenidos en cuenta, dada la orografía del lugar. Aquí estamos hablando de 90 peldaños, 90 interminables peldaños que acaban con las energías del que se atreve a subirlos (porque ellos no tiene coche oficial que los lleve y los traiga), especialmente cuando hablamos de personas entradas en años (otras no tanto) que sacrifican parte de su tiempo libre con la sola, única y sana intención de poder disfrutar de una mejor calidad de vida.
También l@s hay que evitan ese sufrimiento y prefieren subir la cuesta que va a dar a Adormideras. Que también entraña su dificultad. Señor Negreira, esto sí que sería trabajar por La Coruña y olvidarnos del famoso “juguete” de Francisco Vázquez, cuyo déficit de más de un millón de euros, hasta que usted dijo “basta”, nos pone a los coruñeses, cada día que pasa, al borde de un ataque de nervios. Pero a quién le importa.

ESCALERAS MECÁNICAS PARA SAN AMARO