VIVA EL AMOR

|

Enternece el titular del periódico: “Feijóo arropa a Baltar en el inicio de su tercer mandato en el PP ourensano”.
Conmovedor. En el plan de renovación del Partido Popular gallego, don Alberto arroja –no de la cama, sino de sus cargos– a los anteriores dirigentes, pero arropa al líder de Ourense, al que, en otros tiempos, cuando no imperaba el amor, quiso echar de su cama, perdón de su puesto, y colocar a otro candidato que era más de sus amores… políticos. 
Reconfortado con ese premio, José Manuel Baltar, se marcha a celebrar el éxito con su mujer y sus hijos a Eurodisney, pues ¡viva el amor! ellos son “a forza para vivir e para estar en política”. Antes de irse dejó claro que las diputaciones (sobre todo la que preside) son insustituibles para el partido, recordando tal vez la ingente tarea de su padre al frente de la Diputación orensana, pelillos a la mar, a pesar de su paso por el juzgado… En el juzgado le esperan a él, investigado por cohecho y acoso a una mujer que afirma que le ofreció un puesto de trabajo a cambio de sexo. 
Ya nos cantaba Sabina que “hay amores que matan y amores que mueren” y así sucede con el exfiscal Villarejo, que rompe con Podemos por rechazar al PSOE, mientras en este partido cuentan que Méndez Romeu le pidió a Besteiro que devuelva el rosario de su madre y no compita en las primarias. Y es que el amor es así, amigo lector. Se pierde la fe, la confianza y en algunos casos, también, la esperanza. Ahí tienen que la confianza del consumidor vuelve a caer en febrero y, aquí tenemos que el beso entre Pablo y Xavier, y el supuesto enamoramiento de una diputada del PP con el parlamentario de En Comú Podem, sirvió para llegar a un acuerdo de legislatura…
Tampoco la carta de Hacienda dirigida a los jubilados merece ser considerada como una carta de amor. Y es que a J.T.D., profesor jubilado del grupo A, el aumento aprobado por el PP de 6,4 euros al mes, le supuso cobrar menos que el año pasado gracias a la subida de las retenciones. Que no le hablan de amor, pues, a la tercera parte de nuestros pensionistas que viven con la paga mínima pese a que, según Alberto, José Manuel, Mariano y sus escuderos,  “estamos no bo camino”, aunque nos adelanten doce de las diecisiete autonomías. Hay amores que matan y amores que mueren.

VIVA EL AMOR