El consenso de los jueces, que no de los políticos

|

Entre los muchos pulsos que sostiene el Gobierno, uno de los que puede salir escaldado es del que mantiene con el Poder Judicial. Ayer mismo, el CGPJ decidió nombrar seis puestos claves para el Supremo. Lo ha hecho con amplísimas mayorías y sin mucho problema tras el consenso entre conservadores y progresistas y, por supuesto, desafiando al Ejecutivo, que hasta el último momento intentó frenar esa decisión alegando que el órgano está en funciones. Es cierto que es así, pero también es verdad que si está en funciones es por la patética incapacidad de los políticos de llegar a un acuerdo para renovar los cargos de la institución. Con su acción, el CGPJ les demostró que cuando se quiere se puede.

El consenso de los jueces, que no de los políticos