Gallegos y esquimales son primos hermanos

|

CANADÁ es un país peculiar, tan peculiar que repentinamente se quedó sin hijos; los tenía a millones y no le queda ni uno. Una estrofa de su himno decía “el verdadero amor patrio en todos tus hijos reine”, pero el lobby de los enamorados del lenguaje inclusivo –cada uno es muy libre de tener las perversiones con las que más goce– forzó el cambio y ahora dice “en todos nosotros reine”. Algo parecido ocurre con la palabra esquimal, borrada del lenguaje por considerarla despectiva y sustituida por el término inuit. Designados de una manera o de otra, los habitantes de las regiones árticas de Canadá son unos tipos pacíficos, pero están a punto de desenterrar el hacha de guerra, porque sufren una invasión de osos polares,. Los animalistas habían predicho un descenso de la población de plantígrados por el cambio climático, pero cada vez hay más ejemplares. Además, la cuota de caza es bajísima y piden que se incremente, pues ya se registra un problema de seguridad. Más o menos como sucede por aquí con los jabalíes, pero con más frío.

Gallegos y esquimales son primos hermanos