LA RAG, CAMINO DE SANTIAGO

|

El traslado a la Cidade da Cultura de parte de los fondos de la Real Academia Galega no tiene buena pinta. Recuerda a situaciones ya vividas muchas veces y cuyo resultado es que una de la “joyas” de A Coruña acaba luciendo en Santiago. Siempre es lo mismo; el proyecto se presenta ante la sociedad muy bien vestido y se insiste una y mil veces en que no se trata de una “expropiación”, pero, al final, sí lo es y sin que se pague la más mínima indemnización. Además, en el caso de la RAG no hay una sola razón de peso que sirva para justificar que los seminarios de Lexicografía, Sociolingüística, Terminoloxía y Onomástica se muden al Gaías. Por lo tanto, es fácil concluir que se trata del primer paso para llevarse la institución entera, lo cual sería intolerable.

LA RAG, CAMINO DE SANTIAGO