El lastre económico que supone Alberto Garzón

|


PABLO “Viva la Gente” Iglesias se emperró en pactar con Garzón, no Baltasar, sino el tal Alberto, y, aunque algunos valientes protestaron, en bajito, eso sí, porque ya se sabe lo que le ocurre a quienes le llevan la contraria, pactó. Unidos Podemos se iba a comer el mundo y acabó pasando fame, pues se dejó un millón de votos con respecto a las elecciones anteriores, de ahí que la coalición fuese rebautizada –rebautismo laico, por supuesto– como Ni Unidos Podemos. Ese descenso se refleja ahora en dinero, ya que la subvención del Estado será de 11,2 millones, un 10% menos que en 2015. Íñigo “El Niño de San Ildefonso” Errejón aún va a tener que pedir otra beca black para salvar al partido de la quiebra.

El lastre económico que supone Alberto Garzón