“LA DIMISIÓN”

|

Esperanza Aguirre ha dimitido sin duda porque no le quedaba otra opción. Claro que la suya no es una dimisión completa, es decir no ha renunciado a continuar siendo la portavoz del PP en el ayuntamiento de Madrid sino que ha dejado su puesto de “presidenta” de los populares madrileños. 
La dimisión de Esperanza Aguirre hace aún más visible que las tramas de corrupción que afectan a los populares pasan además de por Valencia por Madrid lo que demuestra que o bien Aguirre no se enteraba de nada, y si es así malo, o si se enteraba no fue diligente para acabar con la corrupción entre sus colaboradores más inmediatos. En cualquier caso tiene una responsabilidad ineludible porque tanto hedor resulta insoportable y es lo que la ha obligado  a quitarse de en medio circunstancialmente. Pero ojo Aguirre es de las que siempre dan alguna sorpresa y dimite pero sin terminar de irse. 
Mientras tanto Rajoy ha dejado dicho que la entiende mientras él parece que no se plantea irse a ninguna parte, e incluso parece creer que puede seguir en la Moncloa. No se da cuenta que cada vez se asemeja más a los boxeadores que noqueados se empeñan en continuar en el ring aún sin fuerzas parece mantenerse en pie.
El caso es que aún con la corrupción cabalgando por Genova 13, el Partido Popular cuenta con más de siete millones de votantes y esos siete millones de personas merecen un respeto por parte de los dirigentes populares y del resto de los partidos.

“LA DIMISIÓN”