El esperpento de los décimos premiados de los socialistas

|

EL número 66513 llevó la suerte en forma de millones a muchos españoles, incluso a unos cuantos socialistas, a quienes el titular de la administración de lotería donde cayó el Gordo había regalado cinco décimos. El gerente y dos colegas apalancaron tres de ellos y los otros dos los distribuyeron en participaciones entre los empleados del partido, que al enterarse de como había obrado sus compañeros se sintieron estafados. El follón que se armó en Ferraz dejó en una mera anécdota el que se vivió al ser derrocado Pedro “La sonrisa” Sánchez. La polémica subió de tono cuando Goyo Martínez, que así se llama el gerente, presentó una denuncia porque había desaparecido su décimo y no estaba dispuesto a que unos listillos –para listillo él– lo cobrasen, pero poco después la retiró, pues unos amigos le recordaron que había intercambiado el billete con ellos... Si Bárcenas monta una pasantía para aprender a manejarse en oscuros asuntos financieros de los partidos, se forra.

 

El esperpento de los décimos premiados de los socialistas